Casas pasivas: Un nuevo concepto en arquitectura
En los últimos años se ha desarrollado un nuevo concepto de arquitectura sostenible, que tiene por objetivos principales la eficiencia energética y el respeto por el medio ambiente: las casas pasivas.

En los últimos años se ha desarrollado un nuevo concepto de arquitectura sostenible, que tiene por objetivos principales la eficiencia energética y el respeto por el medio ambiente: las casas pasivas.

Basadas en los principios del estándar alemán passivhaus, las casas pasivas tienen por meta principal optimizar el consumo de energía a la vez de mantener temperaturas agradables en sus ambientes, independientemente de la temporada del año que sea.

Con los materiales adecuados y las técnicas de construcción modernas, una casa pasiva ofrece una reducción de nuestra huella ambiental, resistencia y durabilidad de los materiales, bienestar y salud a sus habitantes, y eficiencia en el consumo de energía, entre otros.

A continuación, estas son las características de las casas pasivas

1. Diseño bioclimático que tiene en cuenta el clima de la zona de ubicación, así como la orientación de la construcción, para aprovechar al máximo el sol en invierno y la sombra en verano.

2. Aislamiento, tanto térmico como acústico, que se logra con la correcta selección de los materiales para las ventanas, paredes, tejados y puertas para mantener la temperatura perfecta.

3. Ventilación controlada a través de una ventilación mecánica para renovar el aire y evitando abrir las ventanas.

Autosuficiencia energética

La autosuficiencia energético es tal vez uno de los puntos clave entre las características de las casas pasivas, y es ahí donde juegan un importante papel las energías renovables, especialmente la de origen solar.

Esta preciada autosuficiencia contribuye no solo al ahorro en consumo eléctrico, sino que se trata de una inversión que valoriza la propiedad al mismo tiempo que brinda beneficios a las personas y al medio ambiente.

Un kit modular de energía solar ofrece estas ventajas que se alinean perfectamente con el concepto de la casa pasiva:

  • Energía 100% renovable por lo que contribuye a la eficiencia energética.
  • Mantenimiento sencillo y fácil.
  • Durabilidad y resistencia a fenómenos climáticos.

Como vimos, el principal objetivo es el consumo energético casi nulo, algo que podremos lograr al respaldarnos en la arquitectura sostenible y las energías renovables.

Deja una respuesta

×
×

Carrito